sábado, 10 de marzo de 2012

Algo peor aún que la maldad...

Dame un corazón que esté vivo, aun en sus pedazos.

Aparta de mí un cuerpo deshabitado, que sólo anda, camina y sonríe con dientes afilados de hiel.

Prefiero un corazón negro a un corazón muerto... o peor aún inexistente.

Un cerebro sin corazón es inútil.

Dame un corazón oculto, camuflado, disfrazado y amurallado, pero que lata: pum pum, pum pum, pum pum

Pues la única maldad es la falta de corazón.

O como he titulado: algo aún peor que el mal y es la falta de empatía hacia los demás ( personas que como carecen de sentimientos y viven angostadas en su ego, su vanidad y una megalómana ansiedad por llamar la atención y provocar la envidia ajena, hacer daño, ofender, y llenar su propio vacío señalando con un pérfido deseo acusador a los demás...Creen que quienes están llenos de emociones fingen o mienten con algún propósito como "dar pena" o "arreglarlo todo con unas lagrimitas")

Olvidémoslos.

El peor castigo, la más noble de las venganzas es el olvido : no mencionar sus nombres y sentirse orgullosos de no ser como ell@s . Orgullosos de no ser vacíos, superficiales, y desalmad@s .

Abandonémoslos a su mundo de apariencias, de etiquetas o de netiquetas, en definitiva, de formalismos estúpidos que jamás podrán enmascarar lo suficiente su vacuidad sin esencias ni sabores ni valores humanos.



Publicado el 11 de enero de 2008

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...